· 

El artista en su taller

Pontormo y Picasso

Hace unos días tuve la oportunidad de adentrarme en un mundo, para mí, apasionante a la vez que desconocido. Me colé en el taller de dos pintores excepcionales que vivieron con cuatro siglos de diferencia. Un viaje para el descubrimiento y una experiencia única.

 

La Fundación Mapfre en su sede madrileña del paseo de Recoletos, ofrece la posiblidad de acercarase a dos artistas excepcionales: el italiano Pontormo y el inigualable Pablo Ruíz "Picasso". ¡Qué importante es que invirtamos en cultura! Cada día es más necesario que marcas y empresas se involucren en proyectos de calidad que promocionen la cultura.

 

Esta doble muestra "Pontormo & Picasso" destila calidad por cada uno de sus costados. El espacio está muy cuidado, el personal de taquillas y seguridad te trata con exquisita educación y el personal de sala, siempre atento a todo, no duda en atender las demandas de cualquier visitante. El ambiente es pausado, tranquilo, sereno y te permite disfrutar del contenido. Cuidar cada detalle ayuda a que la obra de ambos artistas luzcan más aún si cabe. Dos folletos muy completos y manejables, de esos que te caben en el bolso y te puedes llevar a casa para seguir releyendo, redondean la exposición.

 

La muestra de Pontormo es realmente íntima. Ubicada en el sótano, expuesta en una arquitetura interior bañada en rojos y con un magnífico juego de luces, la exposición del pintor del cinquecento florentino parece una visita privada a su taller. Los bocetos son excepcionales, los juegos anatómicos, las pruebas y correciones, es como si miráramos al artista en secreto en su momento de mayor creatividad.

 

Cuando entramos en las salas de Picasso todo cambia, todo es luz, amplitud y derroche de espacios. Paredes blancas para acoger una obra de colección privada que no suele estar expuesta. ¡Que nada moleste para admirarnos de la obra del maestro! Por un momento es como si estuviéramos en su taller de Cannes envueltos por la luz del Mediterráneo. Impacta su vista desde su habitación en París y la mirada de Jacqueline en la mecedora, ¡qué mirada! Una pequeña muestra fotográfica nos acerca aún más al maestro malagueño en su cotidianeidad creativa.

 

¿Todo es perfeto en esta muestra? todo, todo, no. Estaría bien insistir en la difusión en redes sociales y clarificar que la entrada es gratuita, sobre todo si se gestiona por internet. Puede haber cierta confusión con el precio de las audioguías. Pero, por lo demás, creo que merece mucho la pena acercarse a conocer ese trabajo de taller que realizan los artistas, es un espacio al que no se nos suele permitir el paso al público y que gracias a esta fundación está a nuestro alcance estos días. Imprescindible para aficionados a la pintura, no digo más.

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Belen-es (jueves, 20 marzo 2014 17:07)

    Pues a ver si me paso a verla y encuentro inspiración!

  • #2

    leticia blazquez gomez (viernes, 21 marzo 2014 15:50)

    Te gustara