· 

Un toledano nacido en Creta

Hoy se conmemora el cuarto centenario (7-04-1614) del fallecimiento de Domenicos Thetocopoulos, el Greco. Para celebrarlo Toledo se ha vestido de gala y ha desplegado sus mejores encantos casi como si fuera día de Corpus. Y quienes conocen Toledo saben cómo se viste la ciudad esos días.

 

Las naves del hospital (hoy museo) de la Santa Cruz acogen estos días una muestra maravillosa de la obra de este genial pintor. Una arquitectura, no podía ser menos, con planta de cruz griega que recibe en su seno, mima y cuida como una madre la obra de su hijo adoptivo: Domenico. Es cierto, que a veces el visitante no sabe si admira más el contenido o el continente, la joya o el joyero, porque ese artesonado de Santa Cruz aporta una calidez uterina a la muestra.

 

Es imprescindible reconocer al comisariado de la exposición el esfuerzo por reunir obras del Greco procedentes de diferentes colecciones públicas y privadas de todo el mundo (desde el Hospital de la Caridad de Illescas a la colección Onassis). Un trabajo, sin duda, magnífico para que podamos disfrutar de una exposición excelente. Es importante reconocer el valor didáctico de una muestra que te lleva de la mano a recorrer la vida del Greco siendo capaces de percibir la evolución del pintor y su viaje hacia occidente (Grecia, Venecia, Roma, Toledo…). Es de justicia destacar la organización de paquetes de entradas para poder visitar diferentes obras y espacios toledanos importantes en la vida del Greco. Y no me olvido del personal que atiende los diferentes centros expositivos, licenciados muchos de ellos en la facultad de Humanidades de Toledo, titulados superiores con una excelente cualificación profesional.

 

Creo que también es necesario cuestionar el excesivo precio que se ha impuesto a la visita, por ejemplo, de la capilla de San José, ecuestionar algunos de los menús "Greco" que han proliferado en la ciudad, y la instalación chapucera con fragmentos de obras del Greco instaladas en la plaza del Ayuntamiento (de esto no pongo foto porque me da vergüenza ajena). Hay a quien parece que le cuesta unirse a la fiesta, no digo más. 

 

¡Eso sí! nada más llegar a Toledo te das cuenta de que la ciudad vuelve a revestirse de esa magia de acontecimiento importante. Ha vuelto la luz de Carolus, el despliegue de la Lección del Tiempo, el orgullo de ciudad sede de un imperio que ya no es territorial pero sí cultural. Un ambiente que Toledo no debe perder nunca porque es la llave de su presente y de su fututo, un futuro que hay que seguir escribiendo desde la excelencia.

 

Toledo sigue estando a la altura de su historia y sus hijos ilustres (naturales y adoptivos), y con el griego se ha volcado por completo. Es mucho lo que Toledo dio a Doménico y mucho lo que el Greco le ha devuelto en estos cuatro siglos. Es tanto que hasta podríamos atrevernos a llamarle “el toledano” a pesar del detalle de que naciera en Creta.

 

 

Consejos si vas a Toledo.

  • Disfruta de cada cuadro de la exposición "el griego de Toledo".
  • Siéntate en el transepto de Santa Cruz y siéntente privilegiado/a.
  • No salgas sin pasearte por los claustros de Santa Cruz.
  • Visita Santo Domingo el Antigüo: pintura, arquitetura interior y escultura del Greco.
  • Cómprate "el fuego griego" es un libro maravilloso.
  • Sal del recorrido turístico y piérdete por Toledo.
  • No dejes de mirar los cielos de Toledo, son los cielos del Greco.
  • Entra en todos los zaguanes que puedas. Cuélate en los patios toledanos. Si te echan hazte el guiri y ya está.
  • Busca las 12 lonas del proyecto Theotokopoülos.
  • Si puedes visita la cripta del Hospital de Tavera. No tiene nada que ver con el Greco, pero vivirás una experiencia increible.
  • Prohibido marcharse sin ver atardecer desde el Valle. Prohibido significa prohibido.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0