· 

Cuando artesanía y arte van de la mano

 

Parece mentira imaginarse que estos dos sectores culturales puedan darse disociados e incluso divorciados, pero en Castilla-La Mancha tenemos la muestra de que, durante muchos años, así ha sido. FARCAMA, la feria de artesanía de Castilla-La Mancha, ha permanecido durante muchos años aislada del centro histórico, cultural y turístico de la ciudad de Toledo.

 

A pesar de ser la gran feria de esta región, permaneció aislada en una carpa a extramuros de la ciudad. Por diferentes motivos, entre ellos la inexistencia de un lugar físico en donde instalar a tantos artesanos de la región. La feria vivió de espaldas al arte que encierra la capital castellano-manchega y eso, sin duda, era un gran error. Los artesanos se veían alejados de los artistas de los que, en muchas ocasiones, toman su inspiración.

 

Desde hace unos años FARCAMA se ha trasladado al centro histórico, buscando nuevo emplazamiento y aprovechando, en esta última edición el nuevo palacio de congresos. Estratégicamente la elección es inmejorable, aunque es necesario revisar algunas cuestiones prácticas. Los modelos de casetas hay que revisarlos, ahora FARCAMA está en un espacio arquitectónico sólido, en un ambiente cálido y acogedor en el que casetas de lona blanca pierden todo su sentido. También es necesario dar una vuelta de tuerca al modelo expositivo, la organización, la ordenación. En demasiadas ocasiones el visitante pierde el sentido de en qué parte del viaje está. Y no me refiero al lugar físico que está perfectamente indicado, sino a la propuesta de viaje por la artesanía de Castilla-La Mancha.

 

Pero, sin lugar a dudas, el gran acierto de FARCAMA es su vinculación al arte y el patrimonio histórico que ofrece Toledo. Con la FARCAMA CARD el visitante puede organizar un viaje completo a la ciudad y con la jornada de la tapa asociada puede disfrutar de su riquísima gastronomía.

 

La FARCAMA CARD te da la oportunidad de visitar en el día la feria de artesanía más cuatro museos de Toledo:

 

  • Museo del Ejército: además de la impresionante visita a las excavaciones que se realizaron para la apertura del museo en el Alcázar de Toledo y de la colección permanente, el visitante podía visitar una exposición especialmente pensaba para este año del Greco 2014 con un tema dedicado a las armas de la época del Greco.
  • Museo de los Concilios y la Cultura Visigoda: situado en la iglesia de San Román, desde cuya torre se puede divisar una de las mejores vistas de Toledo, ha sufrido una importante renovación museográfica con un discurso mucho más pedagógico. Sigue siendo, eso sí, demasiado expositivo. A pesar de ello se pueden contemplar algunas de las piezas extraídas del yacimiento toledano de la Vega Baja.
  • Museo Sefardí: siempre es una delicia visitar esta sinagoga judía, una de las joyas arquitectónicas de la ciudad. El museo necesita un cambio en su discurso y en una colección que no se renueva desde hace demasiados años. Cuesta, además, encajar encontrarse una obra de Vostell en mitad de la nave principal.
  • Museo del Greco: desde su remodelación merece la pena visitarlo. Es muy interesante la exposición del primitivo discurso museístico de principios del siglo XX y del nuevo planteamiento. Es toda una lección para historiadores del arte, museólogos o gestores culturales. Además, la adaptación de la zona ajardinada ofrece un espacio con encanto para disfrutar de los paisajes y los cielos de Toledo tan bien reflejados por la mano del Greco. Para mí, es una visita obligada.

Por último, y a pesar de no entrar en el paquete de FARCAMA CARD, Toledo ofrece siempre muchas más opciones culturales y en el año del Greco 2014, todavía tenemos la exposición: El Greco Arte y Oficio. Una retrospectiva sobre la obra del Greco y su taller, destacando sin duda el pincel del toledano Luis Tristán o los intentos pictóricos de Jorge Manuel.

Al final, mi visita a FARCAMA se convirtió en una experiencia cultural global, desde la artesanía del siglo XXI a la cultura judía. Un viaje maravilloso desde la forja castellano-manchega a la orfebrería visigoda. La artesanía no se puede entender sin el arte sobre el que se sustenta y los modos de vida que la dan a luz. Toledo ofrece siempre la posibilidad de éxito cuando artesanía y arte van de la mano.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0