· 

Una clave para ser un gran coach

A un coach se le presupone una habilidad especial para la empatía y la escucha. Si gran parte de su acción radica en la pregunta como herramienta poderosa, es fácil entender que la escucha y la capacidad de empatizar deben ser cualidades imprescindibles.

 

En ese sentido, muchas veces se dice que un coach no puede acompañar a un coachee a lugar en el que no ha estado. Eso no significa que el coach tenga que haber vivido todas y cada una de las situaciones, problemas, retos, etc. que le planteen todo y cada uno de sus coachees. Sería impensable que como coach yo hubiera tenido que dirigir una gran empresa, divorciarme, tener una infancia dura, no hablarme con arte de mi familia, estar enferma de gravedad, tener dificultad de hablar en público,… y un largo etcétera de situaciones que nos encontramos en nuestro desarrollo profesional. Permítanme decir que bastante tengo yo con lo mío. 

 

No, no se trata de haber vivido todas las situaciones, sino de ir explorándonos cada uno de los rincones de nuestro corazón, nuestra mente y nuestro cuerpo, afrontando nuestras dificultades, aprendiendo a gestionar todas nuestras emociones. En definitiva, un coach debe seguir creciendo y trabajándose siempre, no basta con hacer un máster en coaching, ni reciclarse con cursos, charlas y ponencias varias. Someterse a un proceso de renovación continua, no sólo a través de la auto observación, sino poniéndose en manos de otro profesional. Creo que es indispensable para poder dar un servicio de calidad a nuestros clientes.

 

Si no crees en el producto que "vendes" al final tus clientes te lo acabarán notando. Y el coaching es una herramienta realmente buena como para devaluarla sin motivo. Para mí está claro que seré mejor coach cuanto más me trabaje, no cuanto más haya leído o estudiado. La experiencia de trabajarse los límites propios y convertirlos en nuevos puntos de partida para seguir creciendo, es la base de un gran coach. Utilizad esta clave para elegir a un buen coach para vuestros procesos de crecimiento.