· 

No es lo mismo... urgente que importante

 

Una de la cuestiones más demandadas por los equipos es la planificación eficaz del tiempo unido a la toma de decisiones. Acaba siendo uno principales problemas en el trabajo es la distinción entre lo urgente y lo importante. Y no sólo al distinción entre ambos, sino que decidimos hacer con cada una de estas categorías. A veces  las confundimos y aplicamos criterios de urgencia a lo importante y criterios de importancia a lo urgente.

Para poner un poco de luz en este asunto, yo suelo utilizar una herramienta que es a la vez sencilla y eficaz: la matriz de Eisenhower. Este cuadrante para tomar decisiones se desarrolla a raíz de un pensamiento del presidente de los EE.UU Dwight D. Eisenhower, quien consideraba que generalmente las decisiones más urgentes no son las más importantes.

 

Os invito a aplicar los principios de esta matriz siguiendo estos sencillos pasos:

 

1.- Enumerar las diferentes tareas que tenemos que realizar para tenerlas claras.

 

2.- Después hay que anotar cada tarea en la casilla en la que mejor encaje según los criterios de urgencia e importancia. 

* Atención es muy importante tener claro antes de realizar la clasificación, qué criterios son los que utilizamos para decidir lo que es urgente y lo que es importante. El ejercicio de reflexión sobre este punto será la clave del éxito de la herramienta. Por ejemplo: urgente pueden ser las cuestiones que deben resolverse antes de 24 horas. Por otro lado, importantes pueden ser las cuestiones con consecuencias graves, con relevancia en la empresa, directamente relacionadas con tu responsabilidad, etc. 

3.- Una vez escritas cada tarea en su casilla según corresponda, aplicaremos las siguientes directrices, procurando cumplirlo aunque lo que nos salga de forma natural sea otra cosa

Prueba la herramienta, tómate un tiempo durante una tarde de domingo o el lunes por la mañana para planificar la semana aplicando estos criterios. Permítete cambiar la estrategia para planificar y tomar decisiones, y observa los resultados. Es posible que las cosas que no son ni urgentes ni importantes tiendan a desaparecer del listado de tareas sin llegar a realizarse. No pasa nada, date también la oportunidad de soltar lastre que no necesitas para volar.